El concepto de Coaching, tal y como hoy se conoce, se originó en el mundo del deporte por el experto en tenis Timothy Gallwey quien escribió El juego interior del tenis, utilizando el término “interior” para aludir al estado interno del jugador, consciente de que los obstáculos internos suelen ser más abrumadores que los externos.

Así pues, el Coaching consiste en liberar o despertar el potencial de las personas para que puedan llevar su rendimiento al máximo nivel y puedan alcanzar sus objetivos obteniendo lo mejor de sí mismos y de los demás.

Se trata de un proceso de entrenamiento adaptado realizado por un Coach Profesional que logra acompañar a una persona desde donde se encuentra en el momento actual hasta allí donde desea estar.

Es una potente herramienta que pone en valor a la persona, consiguiendo que conecte con sus mejores recursos, lo cual le va a permitir desarrollar todas sus capacidades y generar la responsabilidad personal necesaria para actuar alcanzando aquellas metas y objetivos que realmente sean importantes para ella.

La figura más próxima conocida es la del entrenador deportivo. Todo el mundo ve normal que los deportistas tengan entrenadores. Y un empresario, un ejecutivo, un emprendedor, un estudiante, un funcionario, un autónomo o cualquier persona ¿no llegaría más lejos con un entrenador? Es fácil entender que sí, que mejoraría sus resultados y aumentaría su rendimiento. En Estados Unidos ya lo es desde hace mucho tiempo: detrás de cualquier persona de éxito hay un Coach Profesional que le ayuda a aprovechar todas sus capacidades aumentando su rendimiento y mejorando sus resultados.