CÓMO DISEÑAR TU PLAN DE VIDA

 En Autonocimiento, Creencias, Desarrollo personal, Desarrollo profesional, Inteligencia Emocional, Productividad

La mayor parte de las personas actuamos del modo siguiente: Nacemos, vamos creciendo, madrugamos para ir al colegio y vamos convirtiéndonos en adolescentes. Vamos al instituto y a la universidad y cuando nos damos cuenta somos adultos y estamos envueltos en la vorágine de tener un empleo y estar desarrollando una actividad laboral a la que muchas veces hemos llegado de rebote. No siempre es así, pero la mayor parte de las veces suele pasar de un modo similar. Y a veces ocurre que a medida que vamos cumpliendo años nos empezamos a cuestionar si estamos en el lugar que realmente queremos estar tanto a nivel profesional como personal. Lo cierto es que la mayoría de nosotros no contamos con un plan establecido que nos ayude a dirigirnos hacia donde queremos ir. No te preocupes esto es algo más habitual de lo que parece.

Por esa razón hoy te propongo que diseñes y des forma a tu Plan de Vida. ¡Nunca es tarde para empezar! Da igual dónde estés en estos momentos y la edad que tengas, contar con un Plan de Vida te ayudará a estar más enfocado en aquello que deseas conseguir en tu ámbito profesional y personal. Para hacerlo no importará tanto si lo vas a lograr o no, lo importante es que logres saber qué deseas y qué es importante para ti y en quién te tienes que convertir para alcanzarlo.

Es a finales de año cuando conviene echar un vistazo a nuestro Plan de Vida y también es un buen momento para empezar a diseñarlo desde cero si aún no lo tienes. ¡Pongámonos manos a la obra!

ESTIMULA TU CREATIVIDAD

Utiliza tu Plan de Vida para estimular tu pensamiento sobre los objetivos, sueños y deseos que te gustaría alcanzar. La hoja de trabajo de tu Plan de Vida te proporcionará la oportunidad de sacar tu creatividad, tu imaginación y tu capacidad para soñar. Los sueños son la fuente y la base de las metas personales importantes. Solo cuando tengas una idea clara de lo que deseas en todas y cada una de las áreas de tu vida serás capaz de diseñar un plan que te permita alcanzar tus deseos.

Disfruta de la sensación de permitir trabajar a tu imaginación proporcionándole todo tipo de pensamientos sin limitaciones. Deja a un lado tus limitaciones, prejuicios y elimina en la medida de lo posible cualquier preocupación respecto al tiempo que necesitarás para conseguirlo, la inversión necesaria e incluso la lógica. Sí, has leído bien tu parte más lógica y racional. Permítete soñar, desear, imaginar y visualizarte en un futuro donde se dan las circunstancias que deseas. Solo cuando te permitas imaginar todas las posibilidades y creas que puedes conseguirlas, estarás más cerca de manifestarlas.

Haz una lista de las cosas que siempre has deseado en cada una de las áreas de tu vida. La evaluación y la fijación de metas específicas por escrito se podrá hacer más adelante en tu Plan Anual, sin embargo este es el primer paso para comenzar a sacar de tu cabeza y sobre todo de tu corazón, aquellos anhelos esenciales para desarrollar el deseo y la visión. Asegúrate de identificar varias metas por las que merezca la pena luchar en cada una de las áreas. A medida que alcances tus primeras metas comenzarás a aumentar tu visión y a contemplar nuevas posibilidades sobre la persona en la que deseas convertirte, tu mejor versión, sobre lo que quieres hacer con tu vida y lo que te gustaría conseguir o alcanzar.

REVISA TUS VALORES PERSONALES

Antes de todo ello, realiza un estudio introspectivo de tus valores, creencias y niveles de comportamiento que te guían habitualmente para tomar tus decisiones y elecciones. Tus valores personales te proporcionan sentido y dirección y te ahorran mucho tiempo a la hora de tomar decisiones. Cuando hayas interiorizado lo que realmente significan tus valores para ti, estos te proporcionarán gran paz interior porque cuando actúas en base a ellos sabes que lo haces cumpliendo con criterios válidos para ti, evitando el conflicto interno, así como reduciendo tu estrés y aportándote bienestar físico, mental y emocional.

Tus valores te servirán como criterio por el cual valorar tus oportunidades, considerar opciones o elegir alternativas. Así pues, tus objetivos y metas deberán estar en armonía con tus valores personales. Si no lo están seguramente fracasarás en su realización o te sentirás frustrado e insatisfecho cuando los hayas alcanzado.

Anota por escrito cuáles son tus valores personales. Estos valores representan quien eres tú. Son principios básicos importantes para ti y los utilizarás como guía para elegir y tomar tus decisiones, fijar metas, establecer prioridades y elegir comportamientos.

EL PLAN DE VIDA

El Plan de Vida es un documento vivo que es recomendable revisarlo al menos una vez al año. Puedes añadir en cualquier momento un nuevo objetivo que haya surgido de esa indagación interior y también puedes eliminar definitivamente cualquier objetivo que ya no consideres importante o que te hayas dado cuenta de que ni si quiera era un objetivo importante para ti y que lo habías incluido por la presión familiar, social o tu propia autoexigencia.

Tu Plan de Vida debe ser muy motivador e invitarte a convertirte en tu mejor versión en tu vida profesional y personal, de lo contrario no tendría sentido. Solo leerlo de vez en cuando debería provocarte ilusión, alegría y esperanza por alcanzarlo. No te preocupes por los pormenores del plan para alcanzarlo, eso lo iremos desgranando en metas y acciones concretas que incluiremos dentro de nuestro Plan Anual, que será algo mucho más concreto y detallado. Ahora se trata de sacar de dentro a fuera nuestros sueños y deseos, luego ya les daremos forma y pensaremos cómo lograrlos.

CUIDADO CON TU AUTOSABOTEADOR INTERIOR

Cuando comenzamos a soñar o pensar más allá de lo que lo hemos venido haciendo, a menudo se nos van a despertar miedos e inseguridades que están muchas veces unidos a nuestro sistema de creencias que hemos ido adquiriendo a través de nuestra familia, de nuestra cultura y de las personas con las que nos relacionamos. Aunque debemos estar muy agradecidos de haber contado con el tiempo y los recursos necesarios para recibir una formación y haber sido criados amorosamente por nuestra familia lo cierto es que a veces hemos ido incorporando una serie de creencias que nos limitan a la hora de soñar e imaginar aquello que deseamos, lo cual hace que nos limitemos en este aspecto.

Algunas personas no pueden disfrutar de las cosas buenas de la vida simplemente porque en su familia no estaba permitido o no pueden destacar del resto porque no estaba bien visto. Otras no pueden invertir en su bienestar porque hacerlo puede ser juzgado como un despilfarro o algo que no merecen.

Esta es la realidad de muchas personas. No es que no puedan alcanzar grandes objetivos, es que si llegaran a lograrlos por casualidad no se lo podrían permitir y se autosabotearían porque sentirían que están traicionando sus creencias y valores familiares, culturales o religiosos.

Es por este motivo que cuando estés diseñando tu Plan de Vida, prestes atención a tu diálogo interno para que ello no te limite a la hora de establecer cuáles son tus sueños y deseos.

CÓMO ES EL PLAN DE VIDA

El Plan de Vida estará dividido en áreas, ya que como hemos visto en otras ocasiones, no todas las dimensiones de nuestra vida son iguales ni tienen la misma importancia.

El Plan de Vida debe incluir una fecha aproximada en la que nos gustaría haber cumplido dicha meta. Es una forma de poner una fecha límite y de poder así involucrar a todo nuestro cuerpo y a nuestra mente hacia la consecución de dicho objetivo.

Aunque estas áreas pueden ser modificadas según tus propias preferencias y prioridades en tu vida, estas categorías podrían ser las siguientes:

  • Salud (física, metal y emocional).
  • Profesional (evolución profesional o la de tu empresa, tu evolución personal y profesional en la adquisición de conocimientos y experiencia).
  • Financiera (ahorro, forma de organizar las finanzas, ingresos anuales, etc.)
  • Familiar (desde el tipo de relaciones que te gustaría establecer, hasta realizar una experiencia con algún familiar).
  • Social (relaciones, amistades).
  • Ocio (anota aquí todo lo relacionado con cultura, espectáculos, viajes y experiencias memorables).
  • Inversiones (por ejemplo, comprar un tipo de casa o un determinado coche).
  • Espiritual (aquellas cuestiones que te aportan paz interior y transcendencia).

Así, cuando tengamos un nuevo objetivo para nuestro Plan de Vida lo añadiremos en su categoría correspondiente y haremos las modificaciones que fueran pertinentes incluso en las áreas, añadiendo aquellas que consideremos personalmente más importantes para nosotros y eliminando o adaptando aquellas que no consideremos prioritarias.

Añade deseos a tu hoja de Plan de Vida de forma regular (semanal, mensual o anualmente) durante el resto de tu vida. Lugares que visitar, cosas que hacer, cosas materiales que te gustaría tener, habilidades profesionales y personales que desarrollar y metas a alcanzar. Pon las fechas en cada apartado a medida que los vayas escribiendo en cada área correspondiente e indica la fecha prevista para lograrlo.

ALGUNOS CONSEJOS

  • A la hora de añadir objetivos presta especial atención a tu autosaboteador interno porque seguramente intente impedir que anotes tus deseos reales.
  • Comparte tu Plan de Vida con las personas que más quieres, de esta manera podrás tener su apoyo además de comprometerte hacia la consecución de tus objetivos.
  • Recuerda que no se trata de un plan rígido, inflexible y cerrado, sino que es un documento vivo que revisaremos al menos una vez al año, coincidiendo con el diseño de nuestro Plan Anual donde plasmaremos algunos de los objetivos recogidos en el Plan de Vida para lograr cumplirlos y hacerlos realidad.
  • Trabajaremos el Plan de Vida con flexibilidad, con la finalidad de conseguir orientación y enfoque, pues de lo contrario lo que sucederá la mayor parte de las veces es que actuaremos movidos por los planes e intereses de otros y terminaremos llegando a un lugar que posiblemente no es al que deseábamos llegar.

El objetivo del Plan de Vida es poner en palabras aquellos deseos, anhelos, pasiones y motivaciones que nos ayuden a trabajar posteriormente en nuestro Plan Anual para de esta forma establecer las estrategias y acciones necesarias para lograr alcanzarlos de un modo real.

¿No te parece estimulante y motivador en sí mismo empezar a trabajar en el año 2023 con un Plan de Vida que se adapte a tus intereses, deseos y prioridades?

Busca un lugar tranquilo y en silencio, dedica unos minutos a pensar y reflexionar sobre aquello que te gustaría conseguir y realizar, ponle creatividad, usa tu imaginación, atrévete a soñar y comienza a disfrutar creando tu futuro.

Recommended Posts

Al navegar aceptas nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies