Cómo mejorar el clima laboral en tu empresa

 En Coaching Empresarial, Cultura empresarial, Desarrollo organizacional, Liderazgo, Management

Uno de los aspectos clave a tener en cuenta a la hora de emprender cualquier tipo de mejora que queramos llevar a cabo en nuestra empresa es conocer de primera mano si nuestros colaboradores están satisfechos y motivados en nuestra organización. Para ello la mejor manera de saberlo es preguntándolo directamente o bien realizando una encuesta anónima a nuestros colaboradores sobre aquellos aspectos que tengamos interés en conocer. Ello nos dará información muy valiosa a cerca de cómo están los ánimos en la empresa y lo mejor de todo, ver qué deberíamos mejorar para aumentar la satisfacción y motivación de nuestros empleados.

Qué es el clima laboral

En pocas palabras podemos decir que es el ambiente que se respira en una empresa. Es esa atmósfera que sentimos cuando estamos dentro de la empresa y formamos parte de ella.

Los indicadores del clima laboral son un buen termómetro a cerca cómo están de satisfechos nuestros colaboradores y nos permitirán conocer el estado de salud de nuestra organización e implementar medidas correctoras para mejorarlo, puesto que el clima laboral está muy ligado a la productividad, el rendimiento, el liderazgo de los managers o gerentes y los resultados de nuestro negocio.

Cuando dentro de algún departamento en concreto o en la empresa en general existe una alta rotación de personal normalmente suele ser sinónimo de un mal clima laboral.

Todo aquello que escuchamos, nos transmite una serie de emociones y sentimientos a cerca de cómo están nuestros equipos de trabajo. En climas conflictivos tensos donde hay cierto grado de insatisfacción es probable que hayas escuchado expresiones de este estilo:

  • «No sé a ti, pero a mí no me pagan por pensar».
  • «Ese no es mi problema».
  • «Si no se dan cuenta los de arriba».
  • «Yo ya no digo nada porque la gente habla mucho por los pasillos pero luego a la hora de dar la cara siempre la tenemos que dar los mismos…».
  • «Yo vengo, hago mi trabajo que es por lo que me pagan y me voy».
  • «Yo ya no me quedo ni un minuto más, para lo que te lo agradecen…».
  • «Yo no vengo aquí a hacer amigos».
  • «Aquí todo el mundo va a lo suyo, a partir de ahora voy a hacer lo mismo…».

Todas estas expresiones y seguramente otras muchas, también en clave positiva lógicamente, nos muestran el ambiente que se respira en una empresa y nos hablan del clima laboral de la misma.

Cuando el clima laboral es positivo también se palpa en el ambiente. Las personas están de buen humor, sonríen, utilizan el sentido del humor y la risa, no se enfadan, no critican ni juzgan a los demás y no tienden a quejarse. Están dispuestos a colaborar unos con otros y hay predisposición a la ayuda. Las personas están contentas, satisfechas y motivadas en la realización de sus tareas.

El clima laboral se siente en el ambiente, es como una melodía que se escucha, es como un perfume que se percibe en la empresa cuando formamos parte de ella y que es percibido por nuestros clientes y proveedores.

El clima laboral es una de las variables organizacionales clave que nos habla sobre los resultados de una empresa, sobre su presente y sobre su futuro. La mejora del clima laboral es uno de los temas pendientes para muchas empresas, sobre todo porque sin un buen clima laboral es difícil conseguir satisfacción, motivación y compromiso, aspectos clave para conseguir buenos resultados a todos los niveles.

En estos nuevos tiempos en los que para hacer las cosas bien hacen falta muchos ingredientes y que todos pasan por la cooperación y la colaboración, más que por la competencia y el individualismo, el clima laboral se posiciona como una variable fundamental para el éxito de nuestros negocios.

Cómo medir el clima laboral

Hay distintas formas de medir el clima laboral: estudios, auditorías o encuestas son los principales; una de las más completas es el estudio de clima laboral, ya que analiza aspectos que van desde las relaciones intrapersonales o el potencial humano, a los valores o la cultura de la organización y el diseño organizacional de la empresa.

Sin embargo, el estudio de clima laboral es una forma de medir a menudo costosa, en tiempo y recursos, por lo que, si es la primera vez que vas a medir el ambiente laboral de tu empresa y no deseas invertir demasiados recursos, la herramienta más sencilla y económica es, sin lugar a dudas, la encuesta de clima laboral.

Indicadores que debe contener un análisis de clima laboral

Sea cual sea la herramienta que se utilice para realizar el análisis del clima laboral, la medición deberá evaluar una serie de elementos comunes a cualquier tipo de organización como por ejemplo:

  • La claridad de los objetivos generales de la empresa e individuales de cada departamento.
  • El nivel de comunicación interna y externa.
  • La calidad del trabajo en equipo y como organización.
  • La eficacia del estilo de liderazgo.
  • Las condiciones generales y particulares de trabajo.
  • Las oportunidades de carrera o promoción.
  • La eficacia de las tareas de supervisión y mejora.
  • Las políticas de compensación y retribución.

Medir el clima laboral en nuestra empresa de forma fácil

Una encuesta de clima laboral se puede preparar, realizar y analizar en un plazo de tiempo relativamente corto, algo que no sucede con otras herramientas de medición del ambiente laboral como los estudios o las auditorías que requieren disponer de mucha información y mayor tiempo de elaboración, planificación y análisis.

Como imaginarás, hay muchísimos modelos de encuestas de clima laboral, desde cuestionarios ya preparados que incluyen preguntas cerradas y orientadas a objetivos generales a cuestionarios que incluyen preguntas cerradas y abiertas que persiguen objetivos mucho más concretos sobre aspectos que resultan fundamentales de conocer por la empresa. Los modelos genéricos son adaptables a cualquier empresa u organización y pueden ser adaptados a las propias características de su equipo de trabajo para obtener respuestas más concretas a los temas que más preocupen a la dirección y gerencia de la empresa.

Veamos una muestra de algunas de las preguntas que pueden incluirse en un cuestionario clima laboral estándar:

  • ¿Considera que la organización es un buen lugar para trabajar?
  • ¿Conoce los objetivos de su departamento y de la organización?
  • ¿Cree que su trabajo está perfectamente definido para conseguir dichos objetivos?
  • ¿Dispone de los recursos necesarios para desarrollar sus funciones?
  • ¿La empresa le da la oportunidad de desarrollarse profesionalmente?
  • ¿Sus managers y supervisores muestran interés por usted y su trabajo?
  • ¿Se siente partícipe, motivado y estimulado para conseguir los objetivos propurstos?
  • ¿Considera que sus opiniones se tienen en cuenta?
  • ¿Se siente acogido por sus compañeros de departamento?
  • ¿Cree que su retribución es adecuada y proporcional al esfuerzo realizado?
  • ¿Recibe feedback y retroalimentación sobre su desempeño?
  • ¿Está satisfecho con el trabajo que realiza?
  • ¿Tiene necesidades específicas de formación para desarrollarse profesionalmente?
  • ¿Qué echa de menos que haría que usted estuviese más satisfecho y motivado en su trabajo?

Un último dato importante: el valor de la encuesta no reside tanto en los resultados puntuales como en su continuidad y periodicidad. De esta forma, el Departamento de Personas y Organización y el área de Dirección y Gerencia tendrán información en tiempo real sobre la eficacia de los programas de mejora que se hayan ido implementando para responder a las carencias detectadas en las distintas encuestas de clima laboral.

La importancia de aprender a generar climas emocionales

El líder debe aprender a generar climas emocionales en los equipos para mejorar su satisfacción y motivación.

Para ello, antes de querer liderar a otros, el líder debe ser capaz de liderarse a sí mismo, estando abierto a la mejora continua contando con el apoyo de un Coach profesional que le ayude desarrollarse y a crecer profesional y personalmente para conseguir resultados más satisfactorios para sí mismo, para el equipo y para la organización. Dichas acciones finalmente conseguirán la mejora a nivel de resultados y la generación de marca y posicionamiento dentro del sector.

El líder debe preguntarse frecuentente: ¿Qué estoy haciendo para que mi equipo consiga los resultados deseados? ¿Qué podría hacer de un modo distinto y más eficaz? ¿Qué acciones voy a emprender y cómo voy a medir los resultados?

Por último, te animo a que te preguntes qué tal tiempo hace en tu empresa actualmente

Podemos comparar el clima laboral con el tiempo metereológico para entenderlo mejor. El tiempo metereológico no es ni bueno ni malo. El tiempo es el que es, pero a nadie suele disgustarle un clima cálido y agradable como el de la primavera, ni demasiado frío ni demasiado calor. Así, si hacemos un símil del clima laboral con el tiempo metereológico enseguida podemos saber si en nuestra empresa hay tiempo soledado, algunas nubes o se avecina una tormenta o tenemos encima una tempestad.

No esperemos a que llegue una tempestad a nuestra empresa, actuemos antes para poder disipar lo antes posible las tormentas, antes de que se conviertan en tempestad.

No negemos el ambiente laboral que tenemos en nuestra empresa mirando para otro lado. Es importante que seamos conscientes del clima laboral para poder tomar decisiones que nos permitan tomar acciones para formentar un ambiente más cálido y agradable y poder así conseguir mejores resultados para nosotros como líderes, para nuestros colaboradores y para nuestros clientes.

Sí, ya es primavera desde hace más de un mes y el clima cada vez es más cálido y agradable ¿en tu empresa también?

Recommended Posts

Al navegar aceptas nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Hablamos?