¿Cuánto vale tu tiempo?

 En Coaching Ejecutivo, Desarrollo profesional, Liderazgo

Uno de los primeros trabajos que tenemos que realizar en nuestro proceso de desarrollo profesional y personal es poner atención sobre la gestión de nuestro tiempo y preguntarnos: ¿Cuánto vale mi tiempo?

En función de lo que hagamos con éste para conseguir recursos económicos podremos hacer un simple cálculo aritmético y determinar su coste. Esto puede ser realmente útil cuando estamos trabajando con alguna metodología sobre gestión del tiempo en el ámbito empresarial porque tomamos consciencia real y objetiva de cuánto vale nuestro tiempo a nivel monetario. De este modo podemos empezar a trabajar sobre prioridades en nuestras funciones tanto si trabajamos como responsables de un departamento como si somos autónomos y nos ocupamos de dirigir nuestro propio negocio.

El estudio de los hábitos del tiempo demuestra que la mayoría de las personas dedicamos una enorme cantidad de nuestro tiempo a asuntos de baja prioridad para la consecución de nuestros objetivos. Un objetivo no es aquello que tienes intención de hacer, sino aquello a lo que le dedicas tu tiempo.

Hacernos conscientes de cuánto vale nuestro tiempo, darle el valor que se merece y hacer un ejercicio de análisis y reflexión para darnos cuenta de dónde aportamos más valor y qué actividades estamos realizando que son de baja rentabilidad para nuestros negocios es uno de los primeros pasos para poner en orden nuestras agendas y planificar eficazmente nuestro día a día.

Pregúntate: ¿Cuánto vale el tiempo para mí? Muestra cuál es el valor de cada hora de tu trabajo sobre la base de tus ingresos actuales y determina cuál es para ti el valor de una hora. Utiliza este simple elemento de medición para evaluar las diferentes actividades que realizas durante el día ¿valen realmente lo que cuestan? Cuando sepas cuánto vale tu tiempo, te será más fácil sentirte cómodo a la hora de delegar en otras personas tareas poco importantes o de escaso valor para tu negocio o dejar de realizar otras que apenas aportan valor para la consecución de tus objetivos.

Obviamente el tiempo tiene también un valor intangible. Cuando inviertes tiempo en construir una relación con alguien que consideras importante en tu trabajo o en tu vida, estás haciendo un uso beneficioso de tu tiempo. El tiempo que les dedicas a esas personas te va a aportar dividendos que difícilmente podrás medir en términos económicos. Muchas de las relaciones que cultivas podrán ser recompensadas de forma tangible en un momento posterior. Habitualmente autónomos y profesionales comparten ideas e informaciones muy valiosas mediante contactos sociales o eventos de networking. Los profesionales de la venta saben que parte de sus clientes surgen a través de un conocido que les ofrece las referencias de personas que pueden estar interesadas en adquirir sus productos o servicios, y esto es algo realmente muy valioso.

La dedicación de tu tiempo como profesional para enseñar, compartir o ayudar a tus colaboradores o colegas de profesión que pueden beneficiarse de tu experiencia, con frecuencia te afecta a ti más profundamente que a aquellos que reciben tu tiempo y tu dedicación. Por tanto dedicar tu tiempo a ayudar a otros te va a reportar beneficios de incalculable valor para ti y para tu negocio.

Ofrécete a los demás pero nunca vendas tu tiempo barato. De lo contrario se te escurrirán las horas entre los dedos y no podrás dedicarlas a tareas que sean realmente determinantes para conseguir tus objetivos. Si dedicas tu tiempo habitualmente a proyectos de escaso valor e interés para ti y tu negocio reducirás tu tiempo disponible para dedicarlo a trabajo pleno de significado y prioritario para conseguir tus objetivos.

La gestión del tiempo no te va a dar tiempo adicional, sin embargo te ayudará a darte cuenta de dónde estás poniendo tu tiempo y tu energía, y si realmente lo estás utilizando de la forma más adecuada para conseguir tus objetivos, que no son otros que tus prioridades, lo que de alguna manera es importante para ti y tu negocio. Cuando comiences a gestionar tus propios hábitos en el uso del tiempo podrás ver cómo en menos tiempo podrás realizar más cosas y centrarte en las actividades y tareas que son clave para conseguir los resultados que buscas tanto en tu negocio como fuera de él.

«El tiempo es el recurso más escaso,

y hasta que no se administre debidamente

nada más se puede gestionar».

Peter Drucker

Y tú ¿Tienes identificadas tus actividades de alta rentabilidad? ¿Las priorizas y les dedicas el tiempo necesario? ¿Crees que necesitas gestionar tu tiempo y mejorar tus resultados?

En todo esto y mucho más podemos ayudarte. Escríbenos y te contamos cómo hacerlo.

Recommended Posts

Escribe un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Al navegar aceptas nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Hablamos?